Las acciones de EEUU seguirán cayendo, dicen los analistas del mercado monetario.

Guerra Comercial China vs EEUU

Por Alexandra Scaggs


Los precios de las acciones y los mercados monetarios cuentan dos historias diferentes sobre el crecimiento de los Estados Unidos. Solo uno de ellos puede tener razón.


Los estrategas de “Ned Davis Research” argumentan que los rendimientos de los bonos marcarán el tono para el resto de este año, especialmente a medida que las tensiones comerciales continúan aumentando entre EE.UU. y China. Los estrategas de Deutsche Bank indican que los mercados de dinero han reaccionado exageradamente al incorporar en los precios una reducción de la tasa de la Reserva Federal para este año. Pero sí creen que hay una mayor probabilidad de que los mercados monetarios estén en lo correcto de lo que había hace un par de meses. Si lo son, eso sería malo para los precios de las acciones.

En la práctica los mercados monetarios están descontando un recorte de tasas de la Reserva Federal en 2019, proyectando que la tasa de fondos federales rondará el 2,15% a finales de este año. Eso implica un 60% de probabilidad de recesión en los próximos 12 meses, según una nota del 17 de mayo de Deutsche Bank. Los rendimientos del Tesoro a largo plazo predicen una perspectiva ligeramente más brillante, lo que implica una probabilidad del 28% de una desaceleración en los próximos 12 meses.


Los índices bursátiles se ven optimistas en comparación. El índice S&P 500 está aproximadamente un 3% por debajo del máximo histórico de cierre establecido el 1 de mayo. Y el índice se cotiza a 16,4 veces el pronóstico de ganancias del próximo año.


¿Qué hay de nuevo? Si el mercado de acciones repite su venta masiva en el cuarto trimestre, cayendo un 25% o más desde su punto máximo, los mercados monetarios deberían establecer un precio de aproximadamente tres recortes de tasas para fines de 2020, según Deutsche Bank. Eso significa que los precios actuales del mercado monetario implican una caída del mercado de valores de casi el 20%.
Los datos económicos no proporcionan mucha razón para preocuparse. Pero la guerra comercial hace que sea difícil estar seguro de que son los mercados accionarios, y no los mercados de dinero, los que tienen una visión precisa del crecimiento.


«Es probable que el mercado de tasas haya exagerado en relación con otras clases de activos en las últimas dos semanas. Sin embargo, el contexto macroeconómico es fundamentalmente más incierto hoy en día», escribe Deutsche Bank. «Las tensiones comerciales renovadas crean riesgos a la baja que se consideraron insignificantes hace 2 meses».


Mirando hacia el futuro. Los estrategas de “Ned Davis” creen que los mercados de renta fija tendrán la razón y recomiendan que los inversores asignen más a los bonos y menos a las acciones de lo normal. Reiteran su recomendación de destinar el 55% a los bonos, el 40% a las acciones y el 5% al efectivo, en comparación con un índice de referencia del 35% de los bonos, el 55% de las acciones y el 10% de efectivo.


«Hemos continuado viendo los bonos como el mejor descriptor del entorno fundamental actual», escriben los estrategas. En el mercado de valores, «no nos alientan las tendencias y las condiciones actuales, especialmente el exceso renovado de optimismo y las valoraciones tensas».
“Ned Davis” no espera una recesión en el corto plazo, pero dice que el mercado de valores tendrá que caer en un «modo de pesimismo extremo» antes de que los inversores puedan esperar una recuperación duradera. Gran parte del resultado dependerá de lo que suceda con las negociaciones comerciales entre los Estados Unidos y China.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario