¿Es la renta fija realmente fija?

Como lo diría cualquier economista la respuesta es: depende.

En jerga financiera la palabra correcta a usar es “instrumento de deuda”, ya que la mayoría de las veces lo que en Chile conocemos por renta fija en realidad puede no tener nada de fija.

Lo primero que hay que tener en cuenta, es que el riesgo cero en finanzas prácticamente no existe. Si uno va a tomar un depósito a plazo a un banco o un fondo mutuo de instrumentos de deuda siempre va a existir por ejemplo el riesgo del emisor, que finalmente es la posibilidad que el creador del instrumento quiebre y finalmente no pague sus compromisos financieros. La idea no es entrar en más detalles con este tema, aunque si es bueno saber que existen al menos 7 tipos de riesgos que pueden hacer que el inversionista pierda plata o finalmente no le paguen en tiempo y forma los compromisos pactados. Lo que sí nos importa en este artículo es que al menos la sensación de riesgo cero siempre está presente en la mente de los inversionistas que toman este tipo de instrumentos, aunque lo  correcto sería hablar en algunos casos de probabilidad de pérdida  cercana a cero.

Depósito a Plazo:

Cuando un inversionista va a su banco y toma un depósito a plazo a 30, 90 o 365 días, conoce con exactitud la tasa de interés que va a recibir y por ende el capital con el que va a contar al final del período. Si bien este dato es exacto, los depósitos a plazos se pueden tomar en pesos (nominal), en dólares o en UF. Por lo tanto dependiendo de la moneda con la que invierta (los bancos consideran a la UF como si fuera una moneda más) y del uso que voy a hacer con esa plata a futuro, el monto final me puede variar en especial si tuve variación en el dólar o en la UF proyectada, lo que finalmente me agrega un factor de incertidumbre adicional a mi rentabilidad.

Fondos Mutuos de instrumentos de deuda:

Acá es donde la mayoría de los inversionistas se encuentran con sorpresas por desconocimiento o simplemente mal asesoramiento.

Fondos Mutuos del tipo “Money Market”: lo primero que tenemos que tener presente es que éstas  inversiones estarán en instrumentos de deuda con duraciones menores a 90 días y además se valorizaran según la tasa de compra de cada papel que compone ese fondo. Suele mucho decirse que éste tipo de fondo es igual a un depósito a plazo pero con la ventaja de poder rescatarlo en 24 horas sin cobro de comisión de salida o castigo como ocurre cuando uno anticipa un depósito a plazo. Si bien este concepto es correcto, en este tipo de fondos, SI SE PUEDE PERDER PLATA.

Como es sabido por la mayoría, los fondos del tipo “Money Market” se componen por un pool de instrumentos de deuda como por ejemplo depósitos a plazo de distintas instituciones tales como Corpbanca, BBVA, Santander, etc, los cuales a medida que van venciendo se van renovando por nuevos depósitos a tasas de interés de mercado que haya en cada día. La tasa de interés que pague el fondo depende principalmente del promedio de tasas que paguen esos activos que componen el fondo mutuo, asumiendo que la comisión por administración se mantenga sin alteraciones. Para valorizar la tasa que pague el fondo cada día, se usa la tasa de compra de cada uno de estos instrumentos y con esa proyección se calcula la rentabilidad diaria del fondo como también su valor cuota. Por reglamento, al tener una duración menor a 90 días, los vencimientos son más seguidos y por ende la compra de nuevos papeles a tasa de mercado son más frecuentes.

La rentabilidad de este tipo de fondos mutuos, son un promedio con cierto desfase de la tasa que se podría encontrar en general en el mercado de los depósitos a plazo. Si durante algunos días empezara a haber una tendencia al alza de los depósitos a plazo, la tasa de interés de los fondos mutuos empezaría de a poco a asemejarse a las tasas de los depósitos a plazo hasta igualarse. Justamente acá es donde pueden aparecer los problemas como lo explicaremos en el siguiente ejemplo:

Si durante los últimos 30 días en promedio la tasa de los depósitos a plazo se mantiene pareja por ejemplo en 0,35% mensual, la rentabilidad del fondo mutuo debería ser muy similar. Pero qué ocurriría si durante un breve período de tiempo la tasa del depósito a plazo en general se elevara a 0,60%. El fondo mutuo tendría que esperar lo suficiente a que vencieran algunos de sus papeles como para que salieran a comprar nuevos depósitos a la nueva tasa de 0,60% mensual. Como la mayoría de sus papeles están comprados y valorizados a la tasa antigua, tomaría varios días para igualar la nueva tasa de los depósitos.

 perdida2

Si un inversionista se da cuenta de esta variación, tiene todos los incentivos para salirse del fondo mutuo y tomar un depósito a plazo directo a la tasa nueva, lo que generaría en el corto plazo una corrida de dinero desde el fondo mutuo. Esto haría que el administrador del fondo mutuo, se vería obligado a salir a vender papeles al mercado para poder pagarles a los inversionistas que se encuentren rescatando sus saldos. El precio de venta de estos papeles que encontraría en el mercado obligatoriamente sería más bajo, ya que estaría vendiendo papeles que en promedio están pagando un 0,35% mensual siendo que el mercado en ese momento paga 0,60%. Este efecto haría que en resumen los primeros inversionistas en rescatar desde el fondo mutuo se beneficiarían en desmedro de aquellos que aún no lo hacen. Finalmente ocurriría que los últimos partícipes del fondo asumirían toda la perdida, lo que no sería justo. Este punto no lo puede permitir el administrador del fondo mutuo, por lo tanto debe actuar su gerente general, quien es el único facultado para hacer los ajustes necesarios y evitar esta injusticia. En Chile lo que se ha realizado es que se juntan todas las administradoras en reunión de emergencia y deciden ajustar el valor de sus fondos de manera coordinada y así evitar corridas entre bancos. Ha ocurrido en los últimos años, que algunas administradoras no ajustan de manera coordinada con el resto, aunque días después se ven obligados a corregir el valor de los activos componentes del fondo. Esto ha dado plazos muy breves justamente de tomar alguna ganancia de corto plazo.

Lo que hacen en resumen es decir que a partir de hoy el valor cuota de sus fondos va a tener una caída de x%, que en el practica se ha dado que en 1 día se pierda el equivalente a la ganancia de 1 mes, pero a partir del día siguiente la rentabilidad diaria del fondo mutuo será equivalente a la tasa nueva mensualizada, que en nuestro ejemplo es 0,60%.

Dado que los fondos mutuos del tipo Money Market, se puede tomar desde 1 día, si justo al inversionista le tocaba hacer el rescate al día siguiente, pierde en un día la rentabilidad de un mes y no tiene tiempo de recuperarse. En la práctica lo que ha ocurrido es que dado que la subida de tasas del depósito a plazo es solo temporal y luego de eso ha vuelto a bajar, al cabo de unos días se ha generado este mismo ajuste pero de manera contraria. O sea en un día se ha ganado la rentabilidad equivalente de un mes, para luego a partir del día siguiente la rentabilidad diaria mensualizada del fondo cayera desde 0,60% mensual a 0,35% en nuestro ejemplo.

La razón por qué los bancos pueden salir en masa a subir las tasas que pagan por los depósitos a plazo se debe por ejemplo para aumentar provisiones. Luego que captan el dinero suficiente para manejar sus ratios de liquidez, vuelven a bajar las tasas y todo vuelve a la normalidad. Como los fondos mutuos Money Market no son capaces de absorber estas turbulencias de manera rápida, los inversionistas pueden verse enfrentados a estos ajustes y por ende perder plata en algo que debería ser relativamente seguro.

Hace 10 años atrás, estos ajustes ocurrían prácticamente nunca.  A partir de unos pocos años, se modificó justamente los parámetros que justifican los ajustes en los valores cuotas, los cuales los hacen más frecuentes pero menos dolorosos en magnitud. Hoy en día con diferencias de tasas de interés entre los depósitos a plazo y los fondos mutuos Money Market de 0,10% equivalente mensual, ya podemos estar frente a un posible ajuste.  

 perdida3

Bonos, Letras o Fondos Mutuos con duración mayor a 90 días:

En este tipo de instrumentos, la valorización de los activos siempre se hace a tasa de mercado, por lo tanto el ajuste es diario. A modo de ejemplo, si hoy compro un instrumento de deuda que paga una tasa de 6% anual y al día siguiente la tasa de mercado es de 7% anual, el valor de mi activo claramente va a disminuir. Esta perdida en su valor solo me afecta si salgo a vender el papel antes del período de su vencimiento, ya que si me quedo a término voy a obtener la rentabilidad prometida en el día 0. Por el contario, si el mercado baja su tasa y yo tengo un papel que paga una tasa relativamente más alta que el resto, su valor va a subir y por ende al venderlo puedo obtener una ganancia adicional.

Related posts