El timming lo es todo! Consejos de un trader

Consejos de un trader

Compartir

En su último programa Jim Cramer citó lo siguiente, consejos de un trader:

cramer«La inversión es muy parecida a la comedia, el timming lo es todo», dijo Jim Cramer, conocido trader internacional a los espectadores de su programa «Mad Money».
Durante su último capítulo, dedicó el programa completo para revisar los errores frecuentes que cometen los inversores al comprar y vender acciones.
El saber cuándo comprar y cuándo vender es una de las partes más importantes, y la vez lo más frustrante al momento de gestionar su propio dinero. Esa es probablemente la razón por la cual hay toda una industria de asesores financieros diciendo que simplemente el correcto timming no se puede lograr, que sólo debe poner su dinero en fondos mutuos o índices como los ETF y dejarlo allí para siempre. Si bien los fondos mutuos e índices son recomendados para algunos casos, decirle a los inversionistas que son la única manera de ganar dinero es totalmente falso.

El timming es el que hace toda la diferencia, explicó Cramer. Dijo que hay una gran diferencia entre comprar acciones en el peak del mercado de octubre 2007 y la compra de ellos en el límite inferior de marzo 2009. Hay una gran diferencia entre la compra de acciones antes de que la crisis financiera europea comenzara a expandirse por los mercados y después que haya infectado a todo el mundo.
Cramer explicó que una de las razones porque es tan difícil hacer un bien timming se debe a que los mejores momentos para comprar son en los momentos de mayor terror o pánico colectivo. Dijo que en la mayoría de las veces el peor momento para vender es cuando los mercados están comenzando a entrar en pánico. La historia ha demostrado que tanto en la crisis de 1987, la del 2010 o incluso durante los atentados del 11 de septiembre de 2001, lo que funcionó mejor fue ser prudente y no entrar en pánico.

Tal vez la única excepción fue la crisis financiera de 2008. Cramer dijo que fue muy criticado en su programa por decirle a los inversionistas que salieran a vender sus acciones en octubre de 2008 -, pero con todo el mundo financiero al borde del colapso, la recomendación de vender demostró ser la correcta, y los inversores fueron capaces de esquivar el descenso adicional de 35% en las bolsas en promedio.

Aparte de ese caso especial, Cramer dijo liquidar acciones durante una ola de ventas es siempre una mala decisión. «Mantén la cabeza, ya que obtendrás un mejor momento para vender», concluyó.

Continuando con sus consejos, Cramer dijo que no todas las grandes caídas en los mercados significan el fin del mundo. No importa cual sea la crisis del día, nunca es una buena idea vender todo, porque no todas las acciones son igual de buenas o igual de malas.

Cuando aparecen malas noticias, Cramer dijo que lo que hay que hacer es revisar las acciones en sus portafolios y ordenarlas en una escala simple. Por ejemplo acciones con calificación No. 1, podrían ser las acciones que más confianza uno tiene y que compraría más si se produjera una baja importante en su precio. Las acciones con calificación N º 2 podrían ser aquellas que se podrían vender en caso que necesitara levantar caja. Y las N ° 3 podrían ser aquellas menos importantes y que valdrían la pena liquidar ahora. Por regla general, si los accionistas tienen grandes ganancias, deberían hacer la utilidad. Si los fundamentos de una acción han cambiado, entonces hay que vender. Si usted piensa que una acción podría caer en los días siguientes, entonces venda algunas y recómprelas más abajo. Pero sin importar lo que pase, nunca venda todo y refúgiese en renta fija de corto plazo.

Cramer relató cómo aprendió su lección sobre no vender todo. Dijo que en la década de 1990 él mantenía acciones de la compañía American Stores, la antigua cadena de supermercados Acme, esperando que la empresa fuera comprada o fusionada con otra. Después de años de pérdidas, finalmente se rindió y vendió sus acciones, todas a la vez. Dos semanas más tarde, salió la noticia y la tienda fue absorbida por otra compañía. Cramer dijo que su error fue venderlo todo.

Sepa de qué es propietario.

Siguiente consejo de Cramer para los inversionistas es saber lo que se posee. En el mundo mediático de hoy, nadie debe poseer una acción a menos que tengan claro por qué son dueños de esa acción. ¿Por qué? Debido a que los medios de comunicación nunca han publicado una historia negativa que no les favorezca.

Ya sea un tsunami en Japón o la crisis financiera europea, Cramer dijo que los inversores deben asumir que todas las noticias que ven en la televisión o en los diarios han sido exageradas de alguna manera. Por lo tanto a menos que uno sepa por qué es dueño de una acción en el primer lugar, será mucho más fácil tomar la decisión de vender cuando nos enfrentamos a la primera señal de problemas.

Cramer contó lo que él llamaba su «Teorema de Bristol-Myers,» derivado de la compañía Bristol-Myers Squibb (BMY), una compañía farmacéutica con las ganancias más consistentes imaginables. Explicó que cuando administraba su hedge fund, cada vez que un insider (persona relacionada ya sea director, gerente, empleado, etc) salía a vender sus acciones frente a una mala noticia, siempre se preguntaba: «¿Cómo afecta eso a las ganancias de Bristol-Myers?» En casi todos los casos, nunca lo hacía.
Es por eso que Cramer recomienda a menudo acciones confiables y con ingresos consistentes y de grandes dividendos, acciones tales como Kinder Morgan Energy Partners (KMP) o Verizon (VZ), o utilities tales como Southern Company (SO). Cramer dijo que no importa cuál sea la negatividad del día, este tipo de empresas permitirá a los inversores poner esas historias en perspectiva.


Los peligros de las OPA (Oferta Pública de Acciones)

El siguiente consejo de Cramer para los inversores: los peligros de las ofertas públicas iniciales. Cramer dijo que regularmente le preguntan sobre la próxima salida a bolsa en el mercado, pero la respuesta es siempre la misma: «¿Qué precio están ofreciendo y cuántas acciones hay?»

Cuando se trata de OPAs, Cramer dijo que todo está en la valoración, el número de acciones ofrecidas y precio de remate. Dijo que lo que comienza como una gran oferta en $ 20 por acción puede subir fácilmente a $ 25 la acción, instantes antes que comience a transarse. Las OPAs también tienen la costumbre de limitar el número de acciones ofrecidas para asegurar un gran salto de su precio en la apertura, un salto que sólo perjudicará a los inversores en el futuro.

Cramer dio su habitual consejo: Si usted puede entrar en una de estas ofertas mediante el libro de órdenes, hágalo, pero nunca comprar en el mercado una vez que la acción comience a transarse a público.
Tal fue el caso de la OPA de Groupon (GRPN). Cramer dijo que no le gustaba la compañía Groupon, pero la OPA de Groupon era: comprar, comprar, comprar. ¿Por qué? Explicó que mientras Groupon tenía 640 millones de acciones en circulación, la salida a bolsa sólo era por escasos 40 millones de esas a público.
El resultado fue una gran demanda, lo que hizo que las acciones de la oferta pública inicial de $ 20 subieran a $ 28 y 30 dólares por acción en su primer día. Esta fue una muy buena utilidad para los que compraron por el libro de órdenes a $ 20, pero los que compraron en $ 28 y $ 30 fueron aplastados cuando las acciones cayeron a menos de 15 dólares por acción en los días que siguieron.

Pocas son para siempre.

Último consejo de Cramer para los inversores es que sólo unas pocas acciones deberían mantenerse para siempre. Dijo que no hay problema de poseer una acción a menos que el inversor sepa exactamente que tendría que ocurrir para que saliera a venderla en el futuro.

Con demasiada frecuencia, los inversionistas venden acciones en el momento equivocado, ya que nunca anticiparon su venta en el primer lugar, explicó Cramer. Al igual que el «teorema de Bristol-Myers,» si los inversores no saben lo que tienen y por qué lo tienen, es fácil entrar en pánico ante la primera señal de problemas.

En particular, Cramer dijo que las acciones tecnológicas de moda hoy, no pueden ser mantenidas para siempre, porque la tecnología cambia muy rápidamente. Lo que la esté rompiendo este año probablemente no lo hará el próximo año. Lo mismo sucede con las acciones cíclicas, dijo Cramer. El hecho de que la economía está muy bien hoy no significa que lo mismo se podrá decir mañana.
«Las acciones tecnológicas no son iguales a acciones de compañías relacionadas a productos o servicios de primera necesidad», explicó Cramer. Hay ciclos de tecnología y hay ciclos económicos, dijo, pero no hay ciclos de Cheetos y barras de chocolate. Aprendan de la crisis de las punto com en 2001 – Los inversores deben estar preparados para vender cuando llegue el momento, Cramer recordó a los espectadores.
Cuando se trate de acciones muy volátiles, «tomen ganancias durante la subida, sálganse durante las bajas, y estén dispuestos a abandonar el barco cuando sea el momento», concluyó Cramer.

Para conocer más sobre Jim ingresa al siguiente link The Street.com.

Entradas relacionadas